lunes, 19 de noviembre de 2012

Crónica de Micro Abierto Libertad 8 (69). 30/10/12. Monográfico de canción erótica



Esta es la segunda vez que escribo esta santa crónica, debido a que mi ordenador ha sufrido un coma profundo y su consecuente pérdida de memoria. Entre docenas de poemas y canciones comenzadas, he perdido también la crónica del MAL8 (69) en su primera versión. Un minuto de silencio, por favor. Bueno, más que un minuto han sido unas semanas de silencio. Ahora ya me han vuelto las ganas de volver a redactarla, no voy a hacerlo sin ganas, de eso podéis estar segruras, personas. Por otro lado os pido disculpas por el retraso y os agradezco que no me hayáis insistido para que la publique, sois muy majos todos. Así que no me entretengo más y paso a contaros cómo fue el MAL8 (69), celebrado el pasado martes 30 de Ocrubre del 12.

Este ha sido nuestro segundo MAL8 (Micro Abierto Libertad 8) monográfico, en esta ocasión dedicado a la canción y a la poesía erótica. Yo, personalmente, tenía bastante curiosidad por ver cuán profundamente se trata este asunto entre los participantes del MAL8. He de decir que la conclusión general que saco es que los poetas se mojan (casi literalmente) bastante más que los cantautores. Supongo que aún no nos atrevemos a habalar con naturalidad y de forma explícita de ciertas cosas en las canciones, cosas tan cotidianas como el sexo, que aunque no se realice en compañía, se practica o se anhela con gran frecuencia, según tengo entendido. Quizá pensemos que hacer una canción es una tarea laboriosa y no nos podemos arriesgar a decir cosas censurables. Opino que mientras mantengamos esta actitud autocensuradora mal vamos a hacer canciones que salven el mundo, es decir, que digan las cosas sin temor. Lo digo por lo que decíamos con respecto al monográfico anterior dedicado a la canción protesta: que hay que propiciar un cambio de consciencia necesario para la evolución del ser humano, y que los que hacemos canciones tenemos un papel importante en ello. Pero bueno, los poetas y algunos humildes cantautores sí que fuimos explícitos y viscerales. Queda claro que no es necesario ser explícito para ser visceral, ni tampoco es necesario ser visceral para hacer una bella canción erótica, solamente quería resaltar esto que me llama la atención personalmente. El evento fue magnífico, lo disfrutamos muchísimo. Paso a contaros lo sucedido:

De nuevo, el orden de participación fue el inverso al orden en que se apuntaron los participantes. La primera de la lista oficial fue Dayfa Agua con una preciosa canción titulada Luna pendeja. Según la leyenda, cuando hay eclipse lunar se oye en el universo un profundo orgasmo de la luna. Empezamos bien, con un buen orgasmo. Muy bonita la propuesta de esta bonita cantautora nueva para nosotros. Esperamos verla más por aquí.


Continuamos la tarde con la poesía de nuestra querida Gadea Ramos, que tiene mucho que aportar a este asunto que tratamos. De hecho es habitual en su obra el erotismo. Nos leyó tres poemas, dos escritos durante el mes anterior y uno reciente, calentito. Me cuesta explicar lo dicho en sus poemas sin título, solo resaltar lo sugerente de la poesía de Gaea, y de toda ella.


El tercero de la tarde fue Dani Fernán, quien aseguró que su canción estaba “hecha entre dos, pero escrita sólo por él”. No dijo su título, pero en ella decía lindezas como “(…) antes de perdernos el respeto (…)” y “(…) la guerra en tu cuerpo, la paz en tu mente”. Vamos bien. Dani es un cantautor cuya poesía es profundidad que sale a la superficie. Un gusto escuchar a este cantautor enorme.


La segunda intervención poética de la tarde fue la de Gema Bocardo, la cual nos dejó boquiabiertos con su preciosa poesía sincera y clara. Dijo, antes de leer, que escribía mucho sobre sexo, y se nota, porque sus poemas, titulados Pero no te atrapo y  Mi ser, son reales y transparentes.


Nuestra querida Alicia Ramos fue la siguiente participante. Nos confesó que lo ha pasado fatal para escribir esta canción, y dijo que “es mala de necesidad”. Pero no es cierto que sea mala, Alicia no se molesta en hacer una canción “mala”. En su canción titulada Mi primera y última canción erótica (titulo que homeje a Coppel, quien tiene una canción titulada Mi primera y última canción de amor), dice cosas tan bonitas como “todo vibra cuando me fundo con la mujer más bella del mundo” (advierto que esta frase necesita ser cantada por ella para que adquiera en su totalidad la belleza de la que hablo). Esperamos que realmente no sea la última.


La siguiente en escena fue la poeta La chica metáfora, que estuvo fantástica. Lo que decía antes en la introducción: los poetas se mojaron bastante, Metáfora la que más. Nos leyó un poema sin título en el que dice preciosidades como “me siento como un violonchelo al que tomas por detrás…”. Maravillosa.


Una de las intervenciones que más gustó fue la de Enrique Sánchez. En la anterior crónica del monográfico dedicado a la canción protesta, comenté que me resultó muy naíf su pieza. En esta edición hizo gala de ese estilo naíf, cantándonos una estupenda canción erótica en la que cuenta una sencilla historia de forma sencilla, Ave del paraíso. Enrique se llevó una gran ovación, nos gustó muchísimo.


Más poesía con Diego Mattarucco, que comenzó leyendo un breve poema casi pornográfico, muy gracioso. Después compartió con nosotros su correspondencia. Nos leyó una carta real a una persona real (a la que yo conozco y de la que no voy a decir el nombre sin permiso del autor). Una carta escrita al estilo Mattarucco, es decir, usando aliteraciones complejísimas, dificilísimas pero llenas de sentido. Una auténtica maravilla. Me gustó la manera en que trata el tema sexual conectándolo con todo lo demás. Una de las cosas más bonitas que he oído nunca. ¡Bravo, Diego, eres un crack insuperable!


A continuación subió al escenario de Libertad 8 la cantautora Raquel Lamas para cantarnos su canción Seré Leona. Lamas es una cantautora novel, y en otras crónicas he apuntado cosas que creo que debe mejorar. En esta ocasión he de decir que estuvo como nunca la había visto en un escenario, su actitud fue magnífica, muy bien su relación con el micrófono. Me encantó verla cantar de pie y sentirla tan cómoda. La canción es ambigua pero certera y llena de calor animal.


Gabriel Monsalve fue el siguiente, un cantautor que busca su sitio y lo está encontrando. Comenzó haciendo una breve introducción hablada que terminaba con el título de la canción, Que tu suerte sea mi suerte. No mucho erotismo, pero sí buena música.


Y no faltó en el MAL8 (69), monográfico de canción erótica, el espectáculo. La siguiente participante, Olivia Tomé, poeta y performer, salió a escena vestida de rojo acompañada por un pianista, se pintó de rojísimo los labios y nos recitó Por encima. Después, aderezada con un pañuelo amarillo (recordemos el vestido rojo), taconeó y nos recitó, riendo histriónicamente, el poema Abajo. Un momento muy intenso.


El siguiente participante, el poeta Suso Sudón, nos leyó un poema exprés. Cuando llegó a Libertad 8 antes de que terminara el espectáculo, me dijo que todavía no había escrito nada, pero que tenía una buena idea. Lo que tiene son unos güevos tremendos. Hasta que llegó su turno, estuvo escribiendo el poema, y salió al escenario diciendo “me falta una frase, pero seguro que se me ocurre mientras lo leo”. Muchos. El poema se titula Piscina olímpica, y es impresionante que lo acabara de escribir, nos hizo estremecernos (y encontró el verso final). Muchos güevos y mucho talento.


Seguimos con una bonita canción de Sara Veneros de la que no sabemos el título. Es una canción como de cabaret, muy buena, como todo lo que hace. Hace poco presentó con gran éxito su nuevo disco sin título pero con contundente contenido.


El bello Manu Clavijo nos trajo para este monográfico de canción erótica un tema “romántico”, según sus propias palabras. Parece que hacía mucho que no hacía una canción así. Se titula Tu barba, y es tierna divertida y original, así como es él.


Nuestros siguientes participantes fueron cuentacuentos. Se excedieron en el tiempo. Pero también aportaron espectáculo. Manu Escobar y  Almu Jiménez vinieron al (69) a contarnos sendos cuentos. Comenzó ella con uno en el que cuenta que “no le dejan de perseguir los animales”. Yo, como animal, lo comprendo perfectamente. Manu hizo una per-versión del cuento de Caperucita Roja. El papel de Caperucita lo hizo Almu. Suspiro. Muy divertida su propuesta. De alguna manera, me han hecho ver a los cuentacuentos de otro modo.
 
Y llegó el turno de Marta Plumilla, que introdujo su canción aludiendo a aquella historia interminable de un solitario elefante que se balanceaba sobre la tela de una araña. Todos sabemos cómo sigue. En ella cuenta que está en una playa-tela de araña en la que se montó una orgía multitudinaria: caballitos de mar, elefantes, ¿sepias? No sé, mucha gente. Y allí todos hacían… Lirili, que es como se titula la divertida canción.
 
Gonzalo Carrasco nos sorprendió con su faceta de poeta. Tiene voz para ello. Nos leyó un poema plagado de naturaleza, del que no sabemos el título. Su intervención fue rápida.


Yo, Andrés Sudón, actué como último participantes de la lista oficial, antes de pasar a los participantes de la lista de espera. Canté mi canción más erótica, ya que todas mis canciones lo son de algún modo. Se titula Quizá no podamos. Es la descripción de un polvo. La hice minuciosamente abrumado por el frustrante estudio de la filosofía medieval. Descubrí que estamos reprimidos en occidente, que estoy reprimido. En la soledad del estudiante en verano, evoco a un invierno cálido.


Y pasamos a la lista de espera sin mesura, lo hicimos con Adela Ferrer. Nos recitó… No sé si recitó, porque lo recuerdo como si lo cantara. Un poema titulado Hoy no tengo nombre, cuyo evidente erotismo poseyó a la rapsoda. El poema la tocaba con sus manos mientras ella nos lo decía.Y decía "puedes llamarme como quieras...". Deliciosa.


El último en cantar su canción erótica en el escenario del Libertad 8 en este MAL8 (69), fue Maxi Alea. Entró en la lista oficial de milagro, pensábamos que no iba a dar tiempo. Pero tuvimos suerte de escuchar la recién compuesta canción de este joven cantautor, titulada La batalla. El título lo dice todo, y en la música de la canción sucede. Un gran broche.


Pero aquí no acabó todo. Cuando ya estábamos de tertulia posterior al MAL8, Pablo Bermejo me hizo saber que estaba disgustado por no haber podido participar. Le pedí entonces que me cantara su canción. Y lo hizo. Sentados frete a frente en sendas sillas, Pablo Bermejo me cantó Cada vez que se abre una flor. Lo hizo mirándome a los ojos, cosa que admiro. Y fue bonito escuchar su aflautada voz a través del aire. Le agradezco su generosidad. La canción es atrevida y correcta, como él.

Y es así como terminó la edición nº 69 de MAL8, dedicada a la canción erótica, aunque también hubo poemas. Como decía al principio, creo que los poemas triunfaron en cuestión de erotismo en sus textos, sin quitar nada de valor a las maravillosas canciones que escuchamos en esta sesión casi equis. Comento esto porque creo que los cantautores somos poetas, decimos cosas bellamente y tremendamente, nos viene bien observar la libertad con que se mueve la poesía en todo terreno. Hemos aprendido mucho. Gracias a todos por estas tardes mágicas. Y a Marta por todas estas fotos.

Por cierto, se rumoreaba que después de este micro abierto dedicado al sexo, habría una orgía de autor. Pero nada de lirili. Todos a casa a probablemente lirili o algo similar. El cantautor* está solo, pero aquí, todos los martes puede estar con otros solos que cantan buscando oídos. 

Andrés Sudón

*Nota: en castellano el masculino es neutro, vale para todas las personas. Quizá deberíamos ser neutras todas.

lunes, 29 de octubre de 2012

Crónica de Micro Abierto Libertad 8 (68). 23/10/12. Monográfico de canción protesta



Hace ya más de una año que comenzamos una dinámica fascinante, en mayo de 2011 comenzó MAL8 (Micro Abierto Libertad 8), por fin el lugar más importante de canción de autor proponía una actividad integradora en la que sus artistas pueden conocerse, expresarme mezclase, etc., de una forma nueva y muy gratificante. El MAL8 es un corazón, y nosotros, cantautores, poetas y demás artistas (creativos y escénicos), somos la sangre que pasa por él y que bombea, dando lugar a la vida. Esto nos hace felices a todos: a los participantes, al Libertad 8 y al público, que tiene a su alcance un amplio abanico de nuevos artistas, sobre todo cantautores, a los que descubrir y disfrutar. Ha sido un año y pico muy intenso viviendo momentos inolvidables, es probable que ahora corramos el peligro de alcanzar una cierta sensación de rutina, de más-de-lo-mismo, a pesar de que cada semana aparecen una media de cinco nuevos artistas. Para evitar una decadencia, una crisis, hemos ideado nuevas fórmulas, eventos especiales que nos hagan sentir que asistimos a algo nuevo. La primera de estas propuestas la realizamos la semana pasada con gran éxito en todos los sentidos. Aprovechando el significado que pueden tener los números, hemos hecho en la edición nº 68 de MAL8 un monográfico de canción protesta, en el que cualquier artista creativo podía participar haciendo una pieza de este carácter. Finalmente fuimos veinticuatro los participantes, de entre los cuales dos eran poetas.

Siempre se ha relacionado a los cantautores con la música reivindicativa, sobre todo a los de una época en la que había mucho que hacer. Hoy día los que protestan con éxito son los raperos, la canción de autor es sobre todo romántica, parece que no está pasando nada contra lo que luchar. Lo que sucede, creo, es que no se sabe muy bien sobre qué protestar ni qué se quiere alcanzar. En mi opinión, el ser humano ha de alcanzar una consciencia de sí mismo mayor que la que tiene en la actualidad, es decir, eso malo que sucede es algo que nos sucede a todos, y juntos tenemos que llegar hasta ese punto, ya no es tan fácil culpar a parte de la sociedad de los males comunes; todos de la mano nos estamos yendo a la mierda. Algunos han de tirar para atrás y llevar a la gente hacia la luz. Hay muchos artistas que, no haciendo canción protesta, son portadores de esa nueva consciencia, y nos la transmiten en su obra. Es inevitable no quejarse cuando llegas al fondo de tu alma en busca de respuestas y no hayas más que preguntas. Es el momento de protestar por cómo somos todos nosotros, el momento de evolucionar. Esta es la conclusión que yo saco tras asistir al MAL8 (68) y escuchar la obra más reivindicativa de los participantes, unos más críticos y otros más autocríticos. Todos nosotros expectantes por ver, escuchar, saber cómo coño se hace canción protesta.   

La tarde comenzó muy bien, a lo grande, con todo un icono del MAL8. El orden de participación consistió en que la última persona que se apuntó en la lista oficial, fue la primera que actuó. De modo que fue un regalo que la primera persona en actuar fuera Alicia Ramos. Hace tiempo que propusimos en MAL8 la opción de traer cada semana una canción de máxima actualidad. Una de las pocas valientes y admirables personas que lo hicieron, fue Alicia, durante muchas semanas nos trajo canciones como esta que cantó este pasado martes en el MAL8 (68), dedicada a una político que dijo, en unas declaraciones acerca de la edad de jubilación en Europa, que “la gente está viviendo más de lo esperado”. Alicia Ramos responde a esto con una canción titulada Muérete tú, si eso. Agradezco que comenzara ella, porque así el arranque de este MAL8 tan especial fue muy potente.


Y siguió potente. El segundo participante fue Muerdo, otro portador de esa luz necesaria. Muerdo es crítico y autocrítico en sus canciones sin desatender la belleza y lo sentimental. Es luz. Y una canción de luz nos trajo al MAL8 (68). En ella dice “(…) la revolución que ya se va fraguando en mi gente (…)”. La tarde comienza muy bien, con gran intensidad desde el principio.


El siguiente participante fue Cristian Navarra, cantautor argentino que nos hizo una pieza de su tierra, una payada, en la que habla de cosas que ha observado en España. Se titula Goya 2012, un entretenido parlamento de espíritu ingenioso y espontáneo. Estuvo acompañado por el violín de Manu Clavijo, cuyos arreglos son muy bonitos. Además estaba en la sala su padre, a quien dedicó la canción.


A continuación salió a escena Javi, componente de Al Rollo Luche. El otro componente está lesionado, de modo que fue en solitario a cantarnos Farolero, aunque luego se decidiera por Fronteras de cera, una canción en la que habla de “los límites que nos ponen para que sigamos el camino que ellos quieran”.


El siguiente participante podría haber sido un antidisturbios de incógnito, porque no cantó una canción protesta. Luis Miguel Sánchez de Paúl dijo que su canción no era protesta, sino “una queja”. “Mucho morro”, le dije al bajarse del escenario, a lo que me respondió, “apúntame para el próximo”.


La primera poeta de la tarde fue Gema Bocardo con un breve texto escrito hace tiempo, en el que critica la hipocresía de los que llevaron la chapa de “no a la guerra” durante el tiempo que estuvo de moda. Es cierto que es triste también ver que los movimientos sociales a veces son simples movimientos de masas, del tipo “la gente va donde va Vicente”. Interesante reflexión la de Gema. Nos leyó un poema titulado Soldadito de Plata, "dedicado a todos los soldados que, engañados, van a la guerra a luchar por falsos ideales y sólo reciben y causan muerte y dolor".


Enrique Sánchez fue el siguiente en el escenario de Libertad 8. Nos trajo una canción protesta bastante Naif titulada Lo que me jode. Es cierto que a veces la canción protesta resulta inocente, pero hay que tener en cuenta que los afectados por las injusticias, somos del todo inocentes.

Otro poeta, un poeta muy especial, al que estamos conociendo a fondo en MAL8, Diego Mattarucco, también músico. Sus poemas fonéticos nos están fascinando por su complejidad estética y su profundidad en el contenido. Nos dijo de memoria, como suele hacer, su poema Época poca, cuyo título lo dice todo.


El siguiente participante, David Enríquez, estuvo la semana pasada con la misma canción, La canción del mundial. En ella dice que preferiría que la gente que sale a la calle estuviera celebrando “un cambio en lo político y social, en vez de celebrar que ganamos el mundial de futbol… David propone que en vez de llamarlo “canción protesta” lo llamemos “canción propuesta”. Buena idea, a ver si así aportamos algo además de criticar.


Más poesía reivindicativa por parte de la mexicana Leticia Oropéndola, que nos trajo dos bonitos y claros poemas. El primero dedicado al fenómeno de la especulación inmobiliaria, que ha hecho tanto daño, titulado Un ladrillo, una familia. El segundo habla de lo que sintió cuando vio El Gernica en persona, He visto el hambre.


Para esta edición especial de MAL8, nuestra Marta Plumilla nos trajo una canción de su repertorio titulada País de polvo, en la que critica la actitud cerrada de las mentes en un pueblo imaginario en el que no aceptan nada más que lo propio. Este es un ejemplo de canción que protesta sutilmente sobre cómo somos todos.

Menudo susto nos dio Manu Clavijo. Subió a escena y comentó que desde hace unos cuarenta años se están perdiendo los valores morales y religiosos, que antes había políticos que sabían lo que hacían, que sería maravilloso que ¡volviera la mili! Estaba de coña, pero nos asustó un poco. Su canción se llama QQVLM (quiero que vuelva la mili), y es un derroche de cinismo muy conseguido. Esta es una de las canciones hechas para la ocasión. Bravo, Manu.


Hacía tiempo que no venía a visitarnos nuestra querida María Barnuevo, pero no podía perderse esta edición. Vino, a pesar de estar lesionada de una mano, a cantarnos su canción Paz con Paz, todo un himno. Como no puede toca hasta que se cure, le acompañó a la guitarra Manu Clavijo.


Alfon, el siguiente participante, nos trajo una canción dedicada a una mártir de la canción protesta, Víctor Jara, que fue asesinado en público para que vieran lo que les pasa a los que remueven conciencias. La canción, preciosa, por cierto, se titula Vivir y Morir.

El siguiente fue Manolo Copé, que nos cantó una canción que se cantaba en su pueblo cuando comenzó el movimiento 15-M, Primavera sin barreras. Manolo parece una de esas personas que saber unir a la gente usando la música. Creo que ahora podremos conocerle más profundamente, ya que se ha instalado en Madrid.

Pablo Bermejo cantó una canción llamada Mentiras, la hizo indignado tras la reunión de Las Azores, en la que se dijeron demasiadas mentiras, más de las habituales, que no son pocas. Pablo, de pie y entero, nos cantó maravillosamente su propuesta para este MAL8 (68).

El penúltimo de la lista oficial fue Gonzalo Carrasco, que nos trajo una canción titulada Elegía a Robin Hood, el que rebaba a los ricos para dárselo a los pobres. Se me ocurre que ahora no hace tanta falta robar a los ricos para dárselo a los pobres, bastaría con evitar que los ricos robasen a los pobres. Muy bonita su canción y su forma de cantarla.

El último de la lista oficial fui yo mismo, Andrés Sudón, ya que fui el primero en apuntarse… Yo no soy muy dado a hacer canción protesta, pero a veces la vida te pone en situaciones en las que no te queda otra que cantar contra la sociedad actual, contra sus formas y tradiciones. Cante mi canción Ansiedad, en la que narro cómo mi cabeza llega a enfermar ante la impotencia que me causa la falta de naturalidad que nos rige moralmente. Un placer compartir mis quejas.

En este momento comenzaron a salir las personas apuntadas en la lista de espera. El primero fue Iovis, cantautor concienciado donde los haya. Nos trajo una potente canción titulada Dinero, en la que habla de la falsedad que hay tras el concepto “dinero”, nos cuenta que a pesar de que no existe, justifica todo tipo de atrocidades. Es impresionante cómo toca la guitarra y cómo se curra las canciones.

La bonita Viridiana fue la siguiente. Nos trajo una canción protesta recién compuesta, “hace cinco días”, por lo cual aún no tiene título, en ella habla de cómo las cosas que están mal en el mundo le afectan en su vida cotidiana.


Un placer conocer en persona al siguiente participante, Ciudadano Kamikaze. Por el nombre yo pensé que sería roquero de garaje, pero es un músico diestro que hace canciones muy bonitas. Nos cantó su canción Manu, y nos dio muy buena impresión. Queremos más de Ciudadano Kamikaze.


La penúltima participante fue Alejandra Flores, que desde Venezuela nos trajo su gran voz negra para cantarnos su canción Madre Tierra. Gran fuerza.


La última actuación fu muy potente, Maxi Alea trajo una canción compuesta el día anterior, aún sin título. Fue una canción con gran intensidad, el cierre perfecto a para esta edición en la que tenemos que estar enfadados.


Y así terminó el primer monográfico de MAL8, dedicado a la canción protesta, un género venido a menos en los últimos treinta años, que ahora hace mucha falta. Creo que es bueno que hayamos indagado sobre lo que hacemos en la actualidad en este sentido. Mi conclusión es que tenemos que hacer más. Ahora viene seguido otro monográfico; en el MAL8 (69), haremos un monográfico de canción erótica. Creo que en este género también hay buen material. Lo veremos este martes 30 de Octubre, es decir, mañana. Gracias a todos por hacer esto tan grande y tan sentido. Seguimos trabajando, seguimos disfrutando. Gracias.

Andrés Sudón

viernes, 26 de octubre de 2012

Crónica de Micro Abierto Libertad 8 (67). 16/10/12



El pasado martes 16 de Octubre vivimos una maravillosa sesión vespertina de canciones y poesía, que puede que sean la misma cosa. Sobre todo canciones. Y no sé por qué, pero fueron canciones todas muy sentidas y bastante profundas. Quizá la llegada del otoño nos haya puesto meditabundos a ver caer las hojas muertas del verano. Pero esas hojas muertas son bonitas, cientos de cadáveres marrones de hojas decoran la superficie de nuestra zona horaria, recordándonos con bella melancolía que todo fluye.  Y eso es lo que hicimos sin planearlo, estar en el otoño y seleccionar una canción de temporada.

Fuimos veinte los participantes en la edición nº 67 de MAL8 (Micro Abierto Libertad 8). Como es habitual, comencé yo mismo, Andrés Sudón, cantando una canción titulada Persona, en ella hablo de mis desventuras en la empresa de ser una persona.


Pablo Sciuto, el siguiente participante, trajo una canción muy de otoño, Pájaro púrpura, dedicada a la decadencia personal, “hay un pájaro púrpura en tu mirada”. Una canción muy bonita y oscura. Perfecta para el momento.


A continuación salió a escena Pedro Pastor, que cantó una de sus canciones primerizas, una de mis favoritas, Mi anarquía y yo. “A ella no le gusta mi anarquía”, dice Pedro, en esta canción “antigua”, a punto de cumplir los dieciocho. Uno no se acostumbra a estar delante de un prodigio.


El MAL8 es un fenómeno dinámico que se va nutriendo constantemente de nuevos elementos, personas con alma luminosa que desea regalar su magia. Y hay gente muy bonita. Ahora es asidua Briyi Nardi, una cantautora con mucho que ofrecer. Me encanta su poesía naíf pero profunda e ingeniosa.


Sí, a MAL8 vienen personas con mundos preciosos y únicos de los que disfrutamos abiertamente. Por ejemplo, la siguiente participante, Alicia Ramos, la siguiente participante, tiene una icnografía fascinante que nunca deja de sorprendernos. Durante muchas semanas trajo a MAL8 canciones de actualidad, hechas para la ocasión, que nos dejaron boquiabiertos. Ahora nos está enseñando parte de su repertorio histórico. Digo histórico porque anunció la canción diciendo que era de “finales del siglo XX…, no tan a finales”. Alicia es una artista veterana que siempre es fresca. Su canción de finales del siglo XX, El abrazo más valiente, resulta ser un temazo que podría haber compuesto ayer. Grande Alicia. Tenemos suerte de tenerla cerca, porque además es una persona auténtica y sólida que transmite paz.


Y, como dije antes, el MAL8 se nutre contantemente de nuevos participantes. En esta edición conocimos, por ejemplo, a Carlos Gágaro, que nos cantó dos canciones de su repertorio. La primera titulada Voluntariamente, y la segunda Mar. Lo hace muy bonito, tiene una voz emocionada y toca con destreza. Ya le iremos conociendo, si le apetece repetir.


A quien ya vamos conociendo cada vez más es a Virginia Montaño, la siguiente en escena. Virginia cantó desnuda, sin nada, ni guitarra ni piano no micro. Cantó una bonita canción en portugués con su aparentemente frágil voz. En realidad es una voz tras la que hay una fuerza arrolladora.

Hacía mucho tiempo que no venía a participar Dani Mostarak. Nos trajo una canción en serbio, un idioma con una curiosa sonoridad, y estuvo acompañado por Cristian Navarra, a quien no conocía hasta esa misma tarde. Parecía que lo habían ensayado. Se agradece el espíritu abierto de Dani.


Y ya que estaba en el escenario, se quedó Cristian Navarra, que rompió deliciosamente el ánimo marrón de otoño que estábamos teniendo. Lo hizo con una enérgica canción titulada No nos llevamos bien. Grande.


Otro nuevo participante fue David Enríquez, cantautor concienciado y dicharachero. Nos trajo una canción titulada La canción del mundial. En ella hace una crítica a un país que sale a la calle en masa para celebrar un mundial, cuando el habría preferido celebrar “un cambio en lo político y social”. Su segunda canción se titula Vota en Blanco, y no necesita más explicación.

Nuestra querida Marta Plumilla fue la siguiente participante. Haciendo gala de su originalidad, nos regaló una canción titulada Bicho palo. Plumilla nunca deja indiferente, siempre hace reír y pensar. Ella es otro de los tesoros que tenemos en MAL8.


A continuación salió Maxi alea, con una canción escrita en Chile, titulada El cuadro perfecto.


También pudimos conocer en esta edición a otro nuevo participante, Yoyo, que hizo un tema titulado La verdad.


El siguiente artista que subió al escenario nos tiene a todos embelesados. Ezequiel parece un hombre solitario y reservado, cuando sube al escenario se para el tiempo. Su concentración es tal, que nos mete a todos en la canción. Para ello usa su preciosa voz con arena, su afinación abierta, y una poesía oscura y certera. Su canción se titula silenciosa sala, justo lo que consigue, porque no sólo nos quedamos todos en silencio en la sala, estoy seguro de que todos dejamos de pensar cuando comienza su canción.


Gabriel Monsalve nos trajo para esta tarde una canción nueva que aún no tiene título. Me pareció que en él hay una evolución, fruto de una búsqueda de identidad artística. Es tan bonito ver a la gente fluir.


José Carlos Illanes repitió esta semana en MAL8 su canción de la semana pasada, esta vez de pie. Como dije la semana anterior, es una artista muy especial, siempre hace personajes, y ahora quiere ser él mismo el que cante sus canciones. Un bonito paso que agradecemos que de aquí en Libertad 8, el sitio adecuado para ello.


A continuación una explosiva colaboración: Diego Mattarucco y Dani Fernán. Los dos son máquinas de hilar palabras y excelentes músicos. Han juntado una canción de Dani con un poema de Diego, y han hecho una bella bestia. Además Diego toca la flauta y hace coros a Dani. La palabra adecuada para esta actuación es “brutal”.


Caelorrosa nos trajo una canción en la que habla de para el tiempo, también dentro del espíritu otoñal del que hablaba al principio de la crónica.


El penúltimo en actual fue Coppel. Su actuación fue un regalo. Nos cantó una canción maravillosa, un blues titulado Ayer hablé con Jesús. En la canción Jesús le dice que nadie tiene que decirle cómo cantar, que sea él mismo. A mí me vino muy bien escucharla. Además Coppel está que se sale, su interpretación fue mágica, nos llevó a todos su mente, donde se está muy agusto.


El último en actuar fue el encargado de tocar posteriormente en Libertad 8, Alberto Ballesteros, un gran cantautor roquero al que me encantaría ver más por aquí, ya que me parece de lo mejorcito que he visto.


Y así terminó la edición nº 67 de MAL8, una gran tarde más de canciones y poesía. Pronto incluiremos fotos en esta crónica. Gracias a todos por hacer esto posible.

Andrés sudón