martes, 17 de mayo de 2016

Crónica de Micro Abierto Libertad 8 (251). 10/05/16

El pasado martes 10 de Mayo de 2016 actuaron veintiún artistas en la edición nº 251 de MAL8 (Micro Abierto Libertad Ocho). Comenzamos con La alegría de Juan Fernández Fernández, canción en la que clama: "necesito librarme de una tuerca que siento que me aprieta el corazón, ¿me ayudas, por favor? ¡Quédate cerca!". Gran comienzo de esta exquisita tarde en la que Libertad Ocho lucía renovada. Últimamente la sala se ha transformado gracias a las novedades que han devuelto al Templo de la Canción de autor su esplendor: el nuevo esquipo de sonido y las nuevas camareras maravillosas a las que quiero dedicar unas palabras. Bibi y Lola me transportan a principio del siglo XXI, cuando conocí Libertad Ocho. Ellas me recuerdan a otros camareros y camareras que hacían de esta santa sala un lugar donde querer estar todo el día. Lo que marca el espíritu de un lugar son las personas, y quiero agradecer a Julián que haya decidido incorporar al equipo a estas magas, hadas, duendes que hacen que la sala brille de nuevo con luz propia. Todo apunta a que las celebraciones de los cuarenta años de Libertad Ocho van a ser espectaculares. Fue, entonces, perfecto comenzar con La alegría de Juan Fernández Fernández, porque eso es lo que se respira aquí. La siguiente actuación de este MAL8 (251) fue la de la poeta Beatriz, que presentó su poema Abismo y escarcha contándonos un sueño que había tenido la pasada madrugada en el que ella se "divorciaba de una mujer en otra dimensión...". Un sueño extraño y multidimensional que a pesar de la complicación contó bastante ordenadamente. Tras el despliegue onírico de Beatriz, que puede que deje su poema en comentarios, escuchamos a Osvaldo Lindner regalándonos otra de eses hermosas canciones del folklore de su Argentina natal: Las golondrinas. Se mascaba en el aire que iba a ser una tarde alegre y luminosa.

De hecho María Barnuevo eligió una canción muy apropiada para el ambiente que se estaba creando, A punto de caramelo. Según nos contó, la compuso para un taller realizado en 2005 en el que les impusieron dos normas: que la canción llevase ese título y que solamente usaran dos acordes, "y esto es lo que hice": "Es mejor ser sirena o sireno, si está claro que va a haber dolor, sobre todo si va a ser dolor ajeno, dale puntos a tu corazón...". Ya lo he comentado más veces, es curioso cómo de alguna manera todos coincidimos con el estado de ánimo. Camilo Crespo se decidió por cantar una canción muy especial, basada en un poema de Juanlu Mora, que estaba presente en la sala. Primero leyó el poema, titulado El lado derecho, y después cantó su canción, en la que usa estructuras gramaticales similares a las del poema, alargándolo para convertirlo en canción: "Si sientes que tu mano sólo busca herir (...) y que tus palabras salen siempre sucias (...) y que te gusta más herir que curar (...), si te gusta más mandar que reír (...), si tu corazón late en el lado derecho, quiebra el cristal (...), sal a la vía a través de la gente (...) y huye hacia tus ojos, no te demores más". Bueno, yo en estas sesiones soy pescador de versos, y a veces los cazo a medias... Intento captar lo importante. Lo mejor es que, si te llama la atención algo de lo que aquí esbozo, busques por tu cuenta cosas de estos artistas tan generosos que nos acompañan cada semana para regalar su arte. Últimamente viene mucho por aquí Isabel San José a leernos su poemas rimaditos y blancos, quizá atraída por el imparable impulso de vivir el hecho artístico de la comunicación mediante la belleza. En este MAL8 (251) nos leyó Lluvia: "(...) Lluvia que mojas sin piedad a la presumida primavera (...), lávame este amor, llévalo con los peces...".

El siguiente en escena fue el canario Óscar Pascual con una versión de la que no dijo autor, solamente que iba a hacer una versión. Pero como aquí nos conocemos todos, supe que se trataba de una canción de Luis Fercán que cantó como si saliera de su propia alma. Es bonito que una canción te posea y te apetezca cantarla a todas horas y en toda ocasión, y sería cortés decir el nombre de su compositor. Grabé su actuación en mi móvil para enseñársela a Fercán, al que le hizo mucha ilusión ver lo bien que la cantó. Kamala también hizo una versión. Aunque fue de un tema propio. A ella siempre la acompaña un prestigioso guitarrista cuando canta La isla, pero se ha liado la manta a la cabeza y se la ha preparado con la guitarra para poder cantarla cuando quiera, y poder decir cuando le plazca, a los cuatro vientos: "a la isla de los corazones rotos, allí van a morir los amantes frustrados por el dolor y los pobres de espíritu que no conocen el amor (...), pero si tú te enamoras en la isla, eres correspondido, una estrella fugaz cruza el cielo y te guía hasta un barco velero que aparece en el mar". no sé por qué me pareció que esa isla tiene alguna similitud con en MAL8.

En este punto del MAL8 (251) conocimos a los cinco nuevos participantes que quisieron venir a compartir y a sumarse a esta fiesta infinita y semanal. Impresionante la primera que subió a escena, Miriam Elhajil Rodríguez, norteamericana de raíces marroquíes e hispanas. Una melodía preciosa, una voz absolutamente atractiva y armonías sorprendentes a lo Jeff Buckley que nos mostró en una canción probablemente titulada Just for a moment. Me dijo que tenía mucha prisa, y cuando ella ya estaba en Gran Vía todavía sonaban los aplausos en Libertad Ocho. Luego conocimos a Belén Jiménez, quien hizo algo muy hermoso: elegir el MAL8 para cantar por primera vez en público: "esta es la primera vez que voy a tocar delante de gente, me gustaría que lo tuvierais en cuenta...". En su canción imagina: "cómo serán sus abrazos, cómo será cuando ría enamorada (...), tan frágil como una niña declarando ser humana". La siguiente fue la cantautora Dácil Santana con su canción Silla vacía, en la que lamenta: "me cuesta aceptar que te he perdido (...), ya no sé vivir sola conmigo". El siguiente en escena también fue muy especial, un cantautor norteamericano sexagenario que sin mediar palabra nos cantó una canción que terminó con cantos de Laponia muy aplaudidos. Por último conocimos al Rubio, quien canta por primera vez en Madrid. Estoy pensando que gracias a los micro abiertos que hay en la capital, los artistas de todas partes del país se animan a hacer una visita y a mostrar su trabajo, quizá por eso son casi dos mil los artistas que han participado en MAL8 en los cinco años que llevamos funcionando. Rubio nos cantó Lo siento, en la que se excusa: "ya lo sé, tú me ofrecías una vida de loser que por desgracia no pude corresponder, lo siento, pregúntale a mis sentimientos, ellos tienen la culpa de esto...". Un placer conocer a estas cinco personas enganchadas como el resto de nosotros al mundo de las canciones.

Y hablando de micros abiertos, Joel Reyes anunció en este MAL8 (251) que ha puesto en marcha uno nuevo en el montacargas todos los jueves de siete a nueve de la tarde, lo cual le agradecemos. Además y sobre todo, nos cantó su canción Los desperfectos, en la que narra: "Escucho cantos de sirena y creo que podré escapar sin pagar la cuenta, me arranco de cuajo el corazón y, sin saberlo, le vendía mi alma a un impostor que se ha marchado sin pagar los desperfectos". Les deseamos a él y a ese nuevo micro abierto toda la suerte del mundo. Mucha alegría en esta tarde del pasado martes 10 de Mayo de 2016. El siguiente en escena, Javier Cuenca, trajo también una pieza muy especial, una canción cuya letra es un poema también de Juanlu Mora, la segunda de la tarde y "la tercera vez que musicalizo un poema", según nos contó. Bellamente, con atino musical, Javier Cuenca cantó las siempre inmensas palabras de Juanlu Mora: "Hay que huir de los verbos que se cierran por dentro, como (...) callar o rendirse (...), y morir en las manos de quien hace bien (...), hay que volver a casa y agradecer la infancia". Cuando se juntan dos grandes pasan cosas enormes. Con la maestría que caracteriza al siguiente participante, Valentín Nueda, El Vampiro de Madrid, nos leyó para comenzar un poema de Amelí, presente en la sala, y recitó de memoria, con entrega y pulcra técnica un poema de Rafael de León.

A continuación salió el bueno de Gabriel Vidanauta a hacernos reír y pensar con esa canción suya dedicada a la mujer franquista: "La señora franquista está hasta el moño, le salió un nieto rojo y ya no juega con él (...), le fusila y le entierra...". Entre risas, esta canción dice algo muy crudo que esperemos deje de pasar y no pase jamás, pues para mi entender las ideologías no son otra cosa que ideas discapacitadas. Ya hablaremos de esto más a fondo. Seguro que está de acuerdo conmigo el siguiente participante, el doblemente musicalizado y aludido en esta tarde, Juanlu Mora, poeta y cantautor que se mostró en su primera faceta en este MAL8 (251). Nos leyó tres maravillosos poemas: Ríos, Luciérnagas y Tulipanes. La siguiente artista en escena fue Joy Lang, quien me comentó en privado, después de presentarse por primera vez la semana pasada, que teme decepcionar porque sus canciones no siguen una línea concreta. Yo le aseguré que eso me parece natural y muy bueno, y que precisamente aquí nos encanta la variedad y nos aburriría que todo fuera idéntico. Nos cantó una canción en inglés. Creo que lo hace muy bien, y estoy deseando ver toda esa variedad.

Y toda esta alegría que desplegaron los malochos en esta luminosa tarde, tuvo uno de sus clímax con la actuación de Andreas, al que veo en un momento maravilloso. Con sus poemas Suave y Zapatillas y piolet logró en el público una escucha activa sin precedentes en sus actuaciones. De principio a fin nos comimos vorazmente cada verso de sus poemas, terminando con la ovación más larga y ancha de la tarde. Después Alessandro hizo otra de esas canciones italianas que le definen y en las que se encuentra como pez en el agua. Creo que pronto llevará esa fuerza a sus canciones y nosotros lo gozaremos. Ya muy cerca del final, con la prisa que siempre tenemos en los últimos minutos de las dos horas que nos regala cada martes en Libertad Ocho, escuchamos a la aludida y recitada poeta Amelí recitando su poema amante muerto. El MAL8 (251) terminó con la actuación de quien después diera un concierto en ese mismo escenario, nada más y nada menos que Marta Plumilla, que salió a escena acompañada por el exquisito guitarrista Juan Fernández Fernández para cantarnos Bracarnadá, una emotiva canción en la que recuerda cuando "íbamos en bicicletas, tú con tu pelo de león, yo chocaba con las puertas por mirarte de refilón", haciendo una pequeño homenaje a esos miedos románticos de la infancia que nunaca nos abandonan. Si quieres saber más sobre el concierto que dio Plumilla, ha puesto Miguel de Paul en su muro una hermosa crónica. Así terminamos esta sesión que estoy contando una semana después, a unas horas de volver a reunirnos en Libertad Ocho para seguir disfrutando de nosotros mismo y de los demás. si quieres ver fotos de los participantes, las encontrarás en nuestro twitter, @microabiertol8. Gracias por leer, comentar y compartir.


Andrés Sudón.

miércoles, 11 de mayo de 2016

Crónica de Micro Abierto Libertad 8 (250). 03 /05/16

El pasado martes 3 de Mato de 2016 actuamos diecinueve artistas en la edición nº 250 de MAL8 (Micro Abierto Libertad Ocho). La sesión comenzó con Lope Villano, al que llevábamos un tiempo sin ver por aquí. Nos alegramos de que nos contara que está a punto de hacer un disco en el que probablemente haya muchos títulos familiares para nosotros, como Subirá, genial canción que nos cantó para recordarnos que es uno de los grandes haciendo canciones, tocándolas y cantándolas. Esperamos impacientes ese nuevo álbum. En segundo lugar salió a escena Atenea Carbajosa, única artista apuntada a la Gala Talleres Pendientes que tuvimos que suspender, en la que quería completar la tetralogía "Invierno, Primavera, Verano y Otoño". Y eso fue lo que hizo, leernos Invierno y Primavera. En el primero constata que el invierno es "un tiempo para el amor" con versos como estos: "Declina la luz, amor mío, / declina, / nos espera el lecho / y un bamquete con granadas / menta y olorosos / frutos de la más profunda rica / tierra (...)". Y en Primavera nos cuenta como "se queda muy quieta la tierra / antes de explotar". Alessandro Brando volvió a regalarnos la seguridad con la que hace versiones de canciones que tiene muy asimiladas. Nos cantó una canción italiana que desconozco, quizá nos la titule en comentarios.

Segio Sanz repitió la canción que compuso para el taller  "Otoño" después de experimentar las metamosfosis que le hemos visto en este santo escenario. Para él la canción "no se titula Otoño, se titula Gita", y en ella canta: "Tana, mueve los brazos al bailar, suenan castañuelas (...), mueve los brazos y, entre brisa y brisa, baila sin prisa, zapatea el corazón". Valentín Nueda, el Vampiro de Madrid, quiso mostrarnos su dotes interpretativas como cantante de zarzuela haciéndonos un extracto de La Verbena de la Paloma, "Las complas de Don Hilarión", lo cual interpretó con maestría y arrojo. Juan Antonio Ordóñez volvió a cantarnos esa canción que hace al piano, "tus flores silvestres hipotecan mi cama cuando te marchas", pero esta vez introduciéndola con lo que él llama un "poema cuántico", titulado Definirse. Le agradecería que nos pegara el poema en comentarios. Se nota que ya va dominando el piano, lo tocó con naturalidad y muy expresivamente.

En este punto del MAL8 (250) conocimos a los nuevos participantes de esta edición. en primer lugar escuchamos el dúo a capela de Maike y Olivia, que a dos voces hicieron una conocida camción ante el silencio del público enbelesado por las bonitas voces de estas dos chicas americanas a las que se unió Menfi con su guitarra en la siguiente intervención, en la que hicieron otra canción muy sencilla y bella. También conocimos a Joi Lang, que entró en escena explamando: "Buenas a todos, ¡Libertad Ocho!". Es un gusto ver cómo nuevos participante se emocionan por estar en el escenario del Templo de la Canción de Autor. Se estrenó cantando Como quiera ser. Estamos desenado conocer más de su repertorio. También conocimos a Roberto H, que nos leyó sus anotaciones personales propias de un diario, Lágrimas de tequila de un corazón borracho de amor, un texto divertido, aunque poco adecuado para un micro abierto de canciones, donde nos interesa tanto el texto como la forma de ponerlo en escena. Habría sido perfecto que lo dijera de memoria mirándonos a los ojos, haciendo algo de performance... Disculpad esta crítica, sólo trato de cuidar el espectáculo evitando que lleguen ordas de pensadores a leernos su folios. el último nuevo participante de la tarde, antuan romero, vino a curiosear y descubrir qué ambiente hay por aquí. Ante lo que descubrió no pudo evitar apuntarse y salir a escena a decir: "He visto el buen rollo que hay aquí y he flipado" antes de cantarnos su canción Recién exprimido, en la que asegura "si piensas que tienes por ahí una mitad anaranjada (...), yo soy pura mermelada". Un gusto conocerle a él ay los demás, que saben a dónde pueden venir a poner en el aire su voz.

A los siguiente participantes los conocemos muy bie, y no nos cansamos de conocer más y más sus infinitos mundos. El siguiente en escena fue Javier Cuenca, que nos cantó otra de sus iluminadas canciones, titulada precisamente Cuando éramos de luz: "Dame tu mano y vamos a vivirnos sin prisa (...), y si quieres caminaremos por el filo de aquella claridad que imaginamos cuando éramos de luz". Es sobrecogedor escuchar estos versos sostenidos por la emocionante música con que Cuenca eleba la realidad a maravilla. Mucha luz también siempre en las intervenciones del porta Andreas, que nos leyó dos poemas en este MAL8 (250), el primero titulado El insondable poder del sentimiento, escrito con esta sensación: "cuando a los cuarenta lees una carta de tu padre escrita a los veinte y te siente infinitamente él, y no puedes abrazarlo...". También nos leyó Seis litros de sangre y doscientos seis huesos, que es unto de lo que se compone el ser humado, "pero lo que yo siento dentro de mí es una grotesca montaña...". Luz a la que siguió  más luz, la de Las dos en punto, un grupo de pop sencillo tras el que se asoma una mente lúcida que se aleja de la oscuridad con canciones como Apenas si puedo pagar, que Rafa y Mila interpretaron a la guitarra y la voz respectivamente: "Ando como un zombi recorriendo los pasillos con cientos de personas detrás (...), el sistema se compone de unidades como yo, para que otros beban zumo, otros somos el limón; apenas si puedo pagar el agua y la electricidad, apenas si puedo pagar el alquiler".

Y a veces la mejor manera de conseguir luz es aireando la oscuridad, todo lo negro que nos guardamos nos va apagando. Así Fernando Bárcena, antes de cantarnos la canción Somos dos, nos contó: "un día mi madre decidió morirse, mi padre se quedó callado y vi llorar por primera vez a mi hermano (...), ella descubrió el secreto de mis canciones y se marchó". Ante esta composición de llugar, la canción la sentimos especialmente: "somos una brisa que se mueve, una luz que se desplaza, una mano que sostiene (...), somos dos y parece mucho más, tú mi casa yo tu hogar". Sobrecogido fui yo, Andrés Sudón, el siguiente en escena. Canté Con naturalidad para promocionar el concierto que di el jueves 5 de Mayo en el que conseguimos reunir los fondos suficientes para fianciar mi nuevo disco (que ya no es secreto), "Dudas pop", el cual ya tienen todos los mecenas en sus ordenadores. Aún no está ni fabricado ni subido a ninguna plataforma de la red, durante unos meses sólo lo poseen los mecenas y las personas con las que quieran compartirlo. Después de mí salió a escena Miguel de Paul, que presentó su canción diciendo "ahora que Loquillo y Bob Dylan anuncian bancos...", para despues desplegar su blusera poesía.

Ya sólo quedaban dos actuaciones para cerrar el MAL8 (250). La penúltima fue la poeta Esmeralda Bermudo con su poema Sonrisa liberada. La sesión terminó con toda la luz de Marta Plumilla, que paradógicamente nos cantó No tenía ganas de venir "porque imaginé que no estarías (...), me quedé colgada cual grafiti sujetando el muro (...), entre plato y plato un temporal y un recuerdo innato que olvidar". Evidentemente no habla del MAL8, probablemente se trate de una reunión familiar. aunque si lo miramos bien, el MAL8 es una especie de reunión familiar de una familia de miles de cantautores que cuando quieran pueden hacer de cualquier martes una Noche Buena. Por cierto el martes 24 de Mayo es nuestro exacto quinto aniversario, el cual vamos a empezar a celebrar haciendo una Gran Maratón de Canción de Autor en la que puedes participar escribiendo a microabiertol8@gmail.com. ah, y no dejes de ver las fotos de los participantes en este MAL8 (250) en nuestro twitter, @microabiertol8 Nos vemos la semana que viene, es decir, ayer... ¡Gracias a todos!


Andrés Sudón.

Crónica de Micro Abierto Libertad 8 (249). 26 /04/16

Quince artistas celebramos el pasado martes 26 de Abril la edición nº 249 de MAL8 (Micro Abierto Libertad Ocho) junto a un público encantado de que en las tardes de los martes haya esta reunión impredecible y siempre emocionante y satisfactoria. Kamala abrió la sesión cantando el tema que presentó en un taller organizado por el Micro abierto El Calvario, una de cuyas instrucciones era que el título tuviera siete palabras: Es suave la caricia de tu voz fue el título de la canción de la suave Kamala en la que canta: "da igual lo que digas, para mí es poesía". A continuación salió a escena Beatriz que afirmó venir de luto por ser un día muy especial para ella: "hace veintitrés años que mi hermano decidió dejar su cuerpo...". Violencia se titula el poema que comenzó siendo para su hermano y terminó hablando de su madre: "he perdido a una madre hace más de media vida". Antes de que saliera el tercer participante, Pablo Martín, ya estábamos instalados en la emoción. Pablo nos cantó Solos contra el mundo, en la que denuncia: "Aunque me miran, yo sé que no me ven, de transparencia mis ojos se llenaron, me siento sólo contra el mundo (...), sé que tú y yo seremos grandes...". Me contó que tiene un grupo llamado Volumen, por si queréis escuchar algo con toda la banda.

Las dos en punto (Rafael Alba y Mila Hidalgo) cantaron una canción muy apropiada para este martes raro de primavera, Otro día más, compuesta y tocada por Rafa y cantada bellamente por Mila: "Se fue el verano y el otoño es gris, la vida pasa sin más, echo de menos las cervezas en el bar y el café de por la tarde, a veces pienso en volver a trabajar, pero no me llama nadie, otro día más llueve en la ciudad, nada cambiará, nada que esperar...". Marta Plumilla se decidió por una de sus canciones más inti, más honesta y clara, Gracias, en la que se sorprende: "y que al final haya una rosa en ese ramo para mí..., yo que trafiqué con el silencio, yo rechacé a aquel chico en sexto (...), yo que no seguí el camino aquel que señalaban con el dedo algunos viejos, yo que asesiné a mi perro fiel por no cargar con tantos huesos (...) y que al final haya una rosa en ese ramo para mí...", estribillo que cantamos desde el público todos los que nos la sabemos y admiramos. Y en medio de este ambiente ya en llamas, Fernando Bárcena volvió a batir su record de belleza con una nueva canción para los que le conocemos desde hace relativamente poco tiempo, Un olor que rompe el día. En mis anotaciones hay todo tipo de elogios que seguró constatarán los asistentes en comentario. ¡Tan bonito!: "la ternura de ella es como una mañana tibia, una mirada furtiva, intensa, una caricia sin prisa; el amor de ella es una historia no escrita...". con la boca abierta nos dejó a todos el gran Fernando Bárcena.

Y por esa boca abierta nos entró El destello de Juanlu Mora, canción en la que el poeta descubre: "sólo fulgor sostenido en el tiempo, serías claridad, pero tu brillo intenso, en un solo instante, como una mariposa, desenvoca terremotos de luz en el pecho". Juanlu está en un momento muy importante, sacando a la luz la punta del ideberg de su gran talento; nos va a dar muchas alegrías. Como la que me voy a llevar yo, Andrés Sudón, el jueves que viene en el concierto de despedida de mi disco "Consciencia", porque con lo recaudado de la entrada voy a financiar un nuevo disco (secreto) que ya hemos terminado y que enviaré al público-mecenas que asista. Por ello canté la canción Consciencia, en la que celebro que ya no quiero tomar partido en nada, sólo ser consciente: "fui antinacionalista, anarcosindicalista, ocupa, rojo, puta y artista, en mi mente corriente no entraba la luz natural, ahora vengo aquí a buscar consciencia, y en mi laberinto artificial dejar una luz de dinamita". Cuando sigo aquí me refiero a las cancones, a la creacion artística como forma de vida. Es lo que hacemos los que nos reunimos aquí cada martes desde hace cinco años. Justo el martes 24 de Mayo es nuestro aniversario, el cual celebraremos con una maratón de la que ya os hablaré el martes que viene. Ahora sigo contando el MAL8 (249) que continuó con Javier Cuenca, quién nos regaló uno de los descartes de su próximo disco, Isla remota, en la que confiesa: "anoche en un sueño volviste a mí como si no te hubieras ido (...), ¡sabrás apreciar el mensaje de maúfrago que nunca llegó a tu isla remota? (...), tu nombre de nuevo en mi cuaderno de ratos perdidos (...), pasó el verano, volvió a llover. el barro se hizo camino". Como veis, el nivel poético de estos encuentros es grande, así como el musical, por no hablar del humano, que es igual de grande.

Además siempre conocemos a personas nuevas, a artistas que se dejan caer para mostrarnos su arte y para degustar el ajeno. En este MAL8 (249) conocimos a Paula Moon, que se presentó con una canción "de ciudades, soledad y amor" titulada Soledades, en la que sobre una música melancóloca lamenta: "hay silencio y ruido, almas sin hogar, yo ya no me encuentro en la gran ciudad, pero tú me encuentras en mi grabedad, suenen los relojes, hora de callar, mis gritos ahogados quieren explotar (...), tiraré hoy mis colores a tu puerta y me iré". Bienvenida sea esta interesante artista.

Y es que se dan mucho por aquí las personas interesantes y originales como Gabriel Vidanauta, que presentó su canción describiendo una situación en la que hay "dos tazas de café tomando seres humanos" y charlando sobre la vida: "¿la vida es encontrar el amor de tu vida?, ¡no! (...) ¿la vida es adiv al revés?, ¡no! (...), la vida estodo eso y más (...), bueno, tal vez es amor y el amor es un jardín, ¡no!, ¿el amor es un delirio?, ¡no!, ¿el amor es un jardín de lirios? (...), el amor y la vida sólo son palabritas", concluye esta canción que de forma divertida transmite la profunda idea de que ideas como "la vida" o "el amor" son indefinibles. Después de presentarse como nuevo participante, Mario Panadero volvió al MAL8 este pasado martes para cantarnos Para ti, una de las canciones que incluyó en el EP que ha grabado la pasada Semana Santa, la cual interpretó con soltura. Pablo Tri nos mostró Qué más, una nueva canción en la que descubrí que se le da muy bien el uso de expresiones fuera de contexto, provocando un potente cortocircuito poético: "¿Cada cuánto he de correr sobre tus alhambres, luego me toca trepar (...), nunca te me has dado bien (...), déjame estar (...), llevas demasiado tiempo aquí, dame ya mis llaves de mí". Sergio Sanz comenzó su intervención regalando "una manzana a una maestra, como hacen los niños". Le trajo una de sus bonitas ilustraciones a Marta Plumilla, en agradecimiento por la inspiración prestada para la canción que nos presentó en este MAL8 (249), en la que cuenta las andenzas de "Candela, Marina y Carmen" que "se van de juerga en juerga y (...) se pierden en el lereleléle (...), bailan con la peineta arremoliná". Una canción muy luminosa y fresca.


La sesión de este martes 26 de Abril de 2016 terminó con una actuación que simboliza parte del MAL8. Fue la intervención de Cheng Min un cantautor chino que de vez en cuando nos canta sus composiciones, las cuales disfrutamos a pesar de no entender la letra, porque lo más bonito de la escena es ver a alguien haciendo algo importante para él, que convierte inmediatamente en importante para todos los presentes. Las canciones tienen ese poder, esa magia de llevar mensajes a otros seres, que es lo que hacemos aquí los martes a las siete de la tarde. Puedes ver fotos de los participantes en nuetro twitter, @microabiertol8. Nos vemos en un rato.